El sabio filósofo, Emilio Lledó.

Posted on 17 noviembre, 2011 por

8




Me encanta ojear la prensa diaria, es un placer casi adictivo, pararme en la sección de opinión, leer los artículos de colaboradores, entrevistas, editoriales. Escrutar lo que se cuece a todos los niveles, ahondar y aprender lo invisible, lo que tiene muchos colores, diferentes matices, la introrealidad; un intento de no quedarme en la superficie y “pescar la buena trucha”, la de río.

Hoy me he topado con el extraordinario filósofo Emilio Lledó, un personaje amante de la buena, natural y sencilla sabiduría. De la reflexión sin “tóxicos”, de la limpia reflexión, la que nos ayuda a buscar buenos y colectivos objetivos, apartándonos de la mediocridad, de esa mediocridad que nos está llevando al suicidio ético.

Leyendo la entrevista que le hace el periodista, el cultísimo periodista Juan Cruz, las respuestas sencillas y breves del filosofo (auténtico escáner del comportamiento social y político del mundo que nos rodea), parece que nos sacuden “la anestesia” que padecemos y nos despierta ubicándonos en la cruda realidad, una realidad que nos está programando el terrible “Gobierno en la Sombra”, mientras nosotros no nos inmutamos y colaboramos en hacer ese gobierno más fuerte debido a nuestra pasividad y también a nuestra cómoda cobardía.

La solución de este deplorable estado individual y social en el que está sumergida nuestra sociedad local y global, la contempla Emilio Lledó en la cultura: “… la solución no la veo más que en la cultura. Cultura entendida como educación en la libertad, en la verdadera sabiduría… Me he quedado sorprendido por el anuncio de una universidad que decía que disponía de cafetería de lujo y pistas de pádel… Es vergonzoso que esto sea posible y que se anuncie como atractivo para los jóvenes. Esa actitud es la catástrofe para un país…” Sí, siempre que no haya una inquietud por el verdadero saber, el que nos haga ricos en conocimiento interior, introspectivo y de los demás, un generoso saber en favor de la colectividad, seguirá “reinando” la barbarie individualista que nos aleja de todo lo humanamente racional.

Prosigue Emilio Lledó, “… En La República de Platón y en La Política de Aristóteles se dice que la salvación de los Estados, de los pueblos y de las naciones se da a través de la decencia y de la cultura. Esta no es una frase antigua, vale hoy. ¿Cómo va a defender lo público alguien que solo está pensando en lo privado y en lo de sus “amigantes”? Y me gusta esa palabra, “amigantes”, porque consuena con mangante…”

Lamentablemente la verdadera cultura, el pensamiento libre, indagador de la verdad, de la aproximación al misterio de las cosas, brilla por su ausencia, a todos los niveles. Nos encontramos con bastante gente joven (también la hay muy preparada y con humanas inquietudes sociales y profesionales) en las que no ha entrado la más mínima preocupación de inquietud intelectual, lo vemos en la Universidad, lo vemos en los institutos, lo vemos en la ausencia a actos culturales y de ocio constructivo. Observamos una apatía, indiferencia con los problemas sociales que asusta. En cambio la vemos absorbida en “estándares” impuestos por los mercados, con la publicidad de los mismos, convirtiéndose en auténticas marionetas de las mismas.

Estos días, en el espacio Pontevedra Pregunta que organiza el 15-M – Indígnate Pontevedra, que se viene celebrando en el salón de Actos de la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, la ciudadanía participa en un mitin no convencional de Campaña Electoral, haciéndole preguntas a los aspirantes al Congreso y al Senado con un tiempo limitado de respuesta por parte de éstos. La iniciativa levanta extrañeza (lo he comprobado personalmente). ¿No le suena? Algo tendrá que ver el sistema educativo que tenemos, que tienen los jóvenes, el marco social y político en el que viven éstos, un marco económico liderado por los mercados financieros y la nula preocupación social, cultural, por la juventud, por un marco social donde “nos representan” unos políticos, una nada despreciable cifra de políticos profesionales, con cifras de imputados nada despreciable también, con un bagaje cultural y profesional mediocre, unos políticos (en parte buena, no todos) cómodos, indiferentes a la calle, obedientes a los mercados financieros.

Ante este panorama tan desolador, con “porquería continua tropezando a nuestros pies, ¿es posible cambiar este estado de cosas, si antes no concienciamos  a la sociedad de que lo primero de lo que tenemos que dotarnos es de una buena cultura, de una cultura cívica, humana, integradora socialmente? ¿La anestesia mental que observamos  en muchísimas capas de la sociedad no cogería “callo nocivo”? ¿cómo hacemos? ¿se podrá hacer algo a estas alturas y con el “Gobierno en la Sombra” vigilándonos?

Los que estamos concienciados, intentémoslo con todas nuestras fuerzas (una estupenda opción es el 15-M). La labor va ser a largo plazo, debido a la ardua tarea de hablar contra esa anestesia con tintes de solidificación, lamentablemente.

Les dejo el enlace de la interesante entrevista:

Entrevista completa a Emilio Lledó.

Fdo. José Soutelo

Anuncios