La retirada de la tarjeta sanitaria.

Posted on 8 diciembre, 2011 por

4


ZZZJ_0zUXud8DaVb6_b71zl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJ


La retirada de la tarjeta sanitaria a los parados de larga duración y a los más débiles y desfavorecidos económicamente, es un acto de terrorismo de estado, una infame demostración de falta de sensibilidad, solidaridad y escrúpulos, una grandísima canallada, una indecencia vergonzosa. Niega la igualdad que la Constitución garantiza, atenta directamente contra los derechos fundamentales de los individuos, constituye un gravísimo delito que la justicia debe de perseguir inmediatamente de oficio.

Los más oprimidos por el terror económico que soportamos, son todavía más torturados, más humillados y más ofendidos por este brutal decreto. ¡Lo que nos faltaba! A la frontera entre rojos y azules, entre explotadores y explotados, entre pobres y ricos, se añade ahora el decreto frontera entre todos y “los miserables” que se van al suicidio con una tarjeta “de caridad”que les prescribe el muy cretino y sin escrúpulos Núñez Feijóo. A los abismos que ya nos separan se une ahora el de la tarjeta sanitaria, el de la atención sanitaria. Es el camino del enfrentamiento social.

La sanidad, la educación y la justicia en este país son lamentables caricaturas de lo que deberían de ser. Tienen bastante de esperpentos, no cumplen cabalmente, a tiempo y en plenitud sus funciones. Aún cojas y mancas son derechos fundamentales que ningún político nos puede robar ni suspender por ningún plazo.

La tarjeta sanitaria blanca y azul para todos era una garantía de igualdad. Frente a ese derecho los impuestos son la forma de responsabilizarse que nos marca la ley. Muchos parados de larga duración han sido trabajadores y contribuyentes de larga duración antes de ser parados. Pocos deben de ser los parados por placer. Pertenecen a una sociedad pésimamente gobernada y muy mal estructurada que no les ofrece una oportunidad de empleo, una sociedad corrupta y sin justicia social que también los grava con el paro. A los que nada tienen tampoco se les puede suspender la asistencia sanitaria, es anticonstitucional, antisocial, antihumano y repulsivo.

Núñez Feijóo y los que lo acompañan en el gobierno de Galicia y son responsables de este decreto, deben ser requeridos YA ante la justicia, han demostrado ser incapaces de ocupar dignamente los cargos con los que han sido honrados por la ciudadanía. Urge una auditoría por los gastos que nos ocasionan, ver cuales son sus excesos y sus despilfarros, están ya por encima de nuestras posibilidades. Procede el recorte inmediato y drástico de sus sueldos, palacios, coches oficiales, asesores, chiringuitos, cargos a dedo, subvenciones, mariscadas, guardaespaldas, prostitutas, viajes, etc. ¡Auditoría exhaustiva ya!

Vamos a enseñarles a recortar, hay que recortarlos a fondo. Los que nos están asfixiando con sus recortes para engordar la avaricia de banqueros y mercados, tenían que haber empezado por recortarse a sí mismos, pero son demasiado golfos y demasiado sinvergüenzas, carecen de sensibilidad social y humana, son delincuentes. Seguir soportando esta chusma, esta caterva de chulos, está por encima de nuestras posibilidades.

No le vale a Feijóo decir que le va a dar a los que bloqueó la tarjeta sanitaria, otra mejor y de más amplias coberturas, nadie se lo cree y además también sería discriminatorio. La mejores y más amplias coberturas urgen para toda la asistencia sanitaria.

Las listas de espera implican graves responsabilidades penales de la administración y de la clase médica. Sin listas de espera, las consultas privadas de los especialistas no serían tan rentables. Qué decir de la odontología que ni siquiera tiene listas de espera… El acceso a la carrera de Medicina tampoco sería tan absurdamente caro, “numerus clausus”

Merecemos otros políticos, más dignos, más humanos, menos estúpidos y más honrados. Estos que tenemos están muy por encima de lo que podemos soportar. Hay que echarlos fuera bien recortados. Mariano Rajoy guarda culposo silencio, deja de hacer, no dice nada sobre esto.

Ni nos dice que va a salir de las guerras, son carísimas, ni cuánto va a recortar en gastos militares.

Fdo. Sebastián Quiroga