Carta abierta al señor Botín

Posted on 7 febrero, 2012 por

6


images


¿No se da usted cuenta, señor Botín, de que mientras usted se queda con el botín los clientes tienen que hacer colas interminables en las sucursales de su banco de forma inmisericorde? ¿De que sus empleados viven en una contínua inestabilidad laboal? ¿De que algunos van a ser objeto de jubilaciones antiticipadas sin desearlo? ¿De que personas que se han endeudado con usted van a perder su vivienda por la existencia de una ley hipotecaria que contribuye a su botín?

¿No se da cuenta, señor Botín, de que los bonos basura con los que usted ha comprometido a muchos pequeños ahorradores, han hecho que las finanzas españolas hayan tenido que ser amparadas por el Estado sin, por ahora, contrapartida alguna? ¿Se da cuenta de que la rapiña de la banca no puede seguir y de que alguna vez gobiernos justos pondrán las cosas en su sitio para que el mundo sea distinto?

¿Se da cuenta de que cada vez que usted interviene ante los medios de cominicación despierta la hilaridad, la rabia, la sonrisa burlona o la desconfianza entre los oyentes?

Creo que se da usted cuenta de todo esto, pero vive usted en otro mundo; el de los usureros y dilapidadores del trabajo ajeno. Personas como usted son el resultado de un mundo injusto, que no ha pasado todavía por la prueba de verdaderos cambios que hagan una sociedad integrada y a salvo de los abusos que cometen sus camaradas. Creo que se da usted perfectamente cuenta de que lo que hace no es justo, de que arruina a personas sin más recursos que su trabajo, pero usted se siente seguro y fuerte porque tiene a sus amigos, los banqueros de todo el mundo, a su lado, a algunos gobiernos (por no decir a todos, víctimas de su incapacidad o pusilanimidad). Usted tiene que saber que esto tiene que cambiar: no sé si lo veremos usted y yo, pero tiene que cambiar un mundo en el que unos pocos decidan el destino de la economía mientras que unos muchos no tienen seguro ni el trabajo en el que venden su fuerza, su inteligencia o su destreza.

L. de Guereñu Polán.