Competecia o cooperatividad

Posted on 14 febrero, 2012 por

14



En nuestra sociedad no paran de vendernos que la competitividad es el mejor modelo de vida y la única forma de prosperar, como parece reforzar la denominación del nuevo Ministerio de Economía y Competitividad.

Parece que la existencia de competitividad entre empresas lleva a una mayor producción y a un menor abuso en los precios. Pero, ¿qué ocurre cuando la moral se basa en la competitividad, es realmente mejor vivir en una sociedad en la que no puedes confiar ni contar con nadie, vigilando para que no te claven un puñal en la espalda?.

En estos duros momentos que estamos viviendo, ante una pérdida de derechos, la gente no protesta unida para recuperarlos sino que piden que se los quiten a los demás, como en el caso de los funcionarios, que suscitan envidias y rencores por tener un trabajo fijo y un salario decente y ahora se pide la reducción de sus derechos en vez de protestar para aumentar los propios.

La competitividad no es la única solución.

La naturaleza avanza mediante mecanismos de competitividad, cierto,  pero la cooperación también está presente en la evolución. Hay múltiples ejemplos de cooperación en la naturaleza, como es el caso de los líquenes, que son el resultado de la asociación entre un alga y un hongo, el hongo facilita que el alga sea capaz de vivir fuera del agua y el hongo a cambio obtiene energía a través de la fotosíntesis que realiza el alga. Somos seres pluricelulares gracias a la asociación y especialización de diferentes células. Los propios seres humanos somos seres sociales, que nos necesitamos unos a otros.

En esta sociedad somos muy infelices, tal vez si predominase la cooperación en vez de la competencia esto cambiaría. A lo mejor si la próxima vez que veas al vecino lo saludas con una sonrisa o ayudas a esa viejecilla con las bolsas, o apoyas al compañero cuando le reduzcan sus derechos, tal vez seas más feliz, aunque sólo sea un momento.

Ada V. B.