Todólogos ¡culpables!, por Manolo Torres.

Posted on 30 marzo, 2012 por

10


opinio_publica2-e1328640280621


Mientras los “todólogos” de las tertulias radiofónicas divagan sobre los resultados del Barça-Madrid en Andalucía y Asturias, analizan los discursos de los candidatos, sus campañas y se preguntan por qué han fallado las encuestas, olvidan que el poder está en manos del pueblo, y que para opinar primero hay que informarse.

Una amplia mayoría de estos señores que tanto saben sobre todo, no son muy diferentes de los políticos sobre los que hablan, tan sólo hay que ver los cambios que realizan en sus discursos según como amanezca el día.

El caso es que emiten opinión con un discurso tan alejado de la realidad del pueblo, tan falto de rigor y de base real, que sólo me quedan tres opciones para clasificar a casi todos ellos: O son tan imbéciles como algunos de los que nos gobiernan, o son unos vendidos (otra vez igual que algunos de nuestros gobernantes), o bien les gusta tanto el sonido de su voz que sus neuronas se centran en escucharse a sí mismos y olvidan procesar lo que van diciendo (suponiendo que se hayan informado y contrastado datos, lo que a lo mejor es mucho decir).

Esta falta de rigor (por no decir otras cosas que se me ocurren y que pondría en tela de juicio su ética), se hace de nuevo, como ya he dicho, con los análisis que emiten sobre los resultados de las elecciones Asturianas y Andaluzas, levantando (en mi opinión algo del todo intolerable), una cortina de humo sobre la realidad de los votantes y, sobre todo, contribuyendo a desvirtuar aquello de que el poder reside en el pueblo, al que directamente tildan de imbécil desde sus poltronas con acceso directo a las ondas hercianas.

Pues bien, estos señores no cuentan que, por ejemplo, en Andalucía el voto blanco y nulo ha descendido unos 19500 votos (alrededor de un 20%) a la vez que la abstención se ha incrementado en nada menos que 816213 votos, cerca del 13%, una cifra que representa más de la mitad de los votos de PP o Psoe, y el doble que los conseguidos por IU. En el caso asturiano, el voto blanco y nulo ha descendido un 40% respecto a 2007 y un impresionante 55% con respecto al 2011, mientras que la abstención se ha incrementado un 6% respecto al 2007 y casi un 13% con respecto al 2011 (siendo este un claro dato del incremento del descontento que sufre la sociedad asturiana, en menos de un año, para con la clase política).

También obvian al resto de los partidos de esta liga absurda, ya que si en 2008, el número de partidos que se presentaban al parlamento andaluz era de 14, en 2012 han sido 33, contribuyendo de esta manera, con sus opiniones sesgadas, a un sistema bipartidista que no es ni real ni representativo.

Estos señores olvidan que los votos a partidos que no tendrán representación en la cámara andaluza más los votos blancos y nulos ascienden a 348673 (casi un 10% de los votantes y un 5% del censo electoral) si los sumamos a la abstención, tenemos a 2701828 personas (un 43% del censo electoral) a los que estos “creadores de opinión” ignoran cuando extrapolan los resultados de PP/PSOE/IU al sentir de la sociedad. En Asturias este dato es muy similar, ya que la suma de votos nulos, blancos, abstención y los de los partidos que no alcanzan representación son más de un 42%, respecto a un censo electoral de 989735.

Las elecciones andaluzas y asturianas son sólo un ejemplo, esta falta de rigor es extrapolable a las opiniones que vierten casi todos ellos, tanto de ámbito político, económico, energético o cualquier otro tema que se les ponga por delante, ya que si hay una característica que defina al “todólogo” de manera clara, es su capacidad para opinar sobre cualquier cosa con la convicción de que su función social es sentar cátedra , aún que se sepan unos perfectos ignorantes en el tema del que tratan.

Al respecto de los resultados de las elecciones generales de 2011, me resulta especialmente indignante ese argumento tan repetido (para bien o para mal), de que “al fin y al cabo el actual gobierno del PP tiene un amplio respaldo en la urnas por parte de la ciudadanía”.¡ Falso!, este argumento es la mentira que más se oye en las tertulias radiofónicas, pues bien, el PP recibió 10061311 votos, lo que representa un 40% de los votos emitidos, un 28% del censo electoral  y un 21% de la población de este país. O sea, que según estos señores,  la amplia mayoría de ciudadanos es 1 de cada 5.

Es evidente pues, que la mayoría de estos “todólogos” (como bien los define el profesor Taibo) emiten opiniones que pretenden ser globales y que en realidad son falacias. O bien no se informan o lo que es peor, no quieren informar, faltando así de manera flagrante a la ética periodística (si bien muchos de ellos no han pisado una facultad de periodismo en su vida).

Es curioso, cuando a raíz de huelgas generales, revueltas sociales y demás, se pierden en disquisiciones sobre la imagen que da nuestro país en el extranjero, obviando en  su discurso que España la conforman los españoles, y que si están en las calles es por que la realidad es muy dura, y su futuro está en serio peligro y que, en definitiva, la imagen real de un país es la del sentir de sus ciudadanos, ya que quien se queda en la superficie, ya tiene bastante con los tópicos (sol, toros, paella, playa….). Discuten sobre la imagen de marca de un país que se desmorona, quieren maquillar un cadáver al que está arrollando un mercancías…. ¡Como les gusta vender humo desde un púlpito situado en el mundo de los sueños!

En el aspecto económico, por ejemplo, es muy relevante, como, cada vez que hablan del incremento de la deuda, siempre comparan España con Grecia (para bien o para mal), obviando que la deuda alemana, por ejemplo, también es mayor que la española. ¿Ganas de implantar la “doctrina del shock” o pura ignorancia?. También ocultan o desconocen información (a saber…) cuando hablan de déficit, progresividad fiscal, emisión de deuda pública, etc.

Por último, pero no menos importante, la mayoría de estos señores segregan la ecología de la crisis que nos ocupa, relegándola a la esfera de las aficiones de los “hippies” trasnochados y algún que otro “perroflauta” sin mayores preocupaciones. Olvidan, de esta manera, el que debe ser el eje central de un cambio de rumbo y, desde luego, lo único que no podemos obviar si queremos que exista un futuro, con este sistema o con otro diferente.

En mi opinión la mayoría de estos señores son cómplices (por acción o por omisión) de muchas de las cosas que ocurren y deben ser señalados como culpables de que el mundo mantenga un rumbo que nos conduce a un cataclismo de condiciones imaginables, pero que ellos ocultan tras cortinas de humo.

Manolo Torres Abal