Niño, deja ya de joder con la pelota… Por Leonardo Vaquero Otero.

Posted on 14 junio, 2012 por

7


Sin título1


En 1981 Joan Manuel Serrat publica su LP “En tránsito” y, entre sus singles, pasa a la historia la canción “Esos locos bajitos” y su célebre frase “Niño, deja ya de joder con la pelota”.

Desde entonces hasta hoy, no se puede negar que el deporte español ha alcanzado cotas de éxito impensables hace unos años, lo que se ha convertido en motivo de orgullo y en imagen de progreso, sacrificio y modernidad. Sin embargo, muchos de aquellos que eran niños en aquel entonces, hoy de adultos, siguen jodiendo con la pelotita.

Indiscutibles son los valores de un deporte limpio y competitivo y lo que estos pueden suponer en la educación de una sociedad. Sin embargo, cuando el deporte se usa como herramienta para otros fines, pierde toda su nobleza.

Ejemplo claro es el uso político del deporte. Sólo hay que remontarse un par de días, para encontrar referencias a este respecto en boca de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, la Sra. Esperanza Aguirre. No sólo ha utilizado una competición deportiva para atacar a un sistema autonómico en el que no cree, aspecto este totalmente respetable, sino que ha apoyado una manifestación convocada por la Falange bajo el lema “Marcha por la Unidad Nacional” alegando, tanto para sus propias palabras, como para dicha manifestación, el derecho a la libertad de expresión. Y digo yo, ¿no tendrán el mismo derecho a la libertad de expresión aquellos que no son partidarios de lo que ella promulga?. Lamentablemente, no sólo se está haciendo un uso político del deporte, sino que además, se están aplicando distintas varas de medir a la hora de aplicar la ley.

Por otro lado y en referencia a dicha manifestación, la Delegación de Gobierno solicitó un cambio de fecha basándose en un informe de la Policia Nacional, alertando de los riesgos de enfrentamientos por la coincidencia de ambos eventos. A raíz de dicha solicitud e independientemente de la defensa por parte de la Sra. Esperanza Aguirre alegando al derecho a la libertad de expresión, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid denegó dicha propuesta de cambio acogiéndose a los siguientes: “Lo cierto es que no pueden tenerse por ciertas dichas consideraciones al desconocerse cuáles son esos foros, redes sociales o webs que permiten concluir que existe un peligro real y cierto para el orden público que justifica la prohibición de la manifestación, pues la mera mención en el informe sin posibilidad de poder contrastar su veracidad puede conducir a la arbitrariedad o apreciaciones subjetivas que pueden limitar el ejercicio del derecho fundamental de reunión”.

Una vez más nos encontramos ante dos varas de medir. En este caso, la arbitrariedad y las apreciaciones subjetivas no pueden limitar el ejercicio del derecho fundamental de reunión, pero si los sindicatos convocan una manifestación contra la reforma laboral el 11 de Marzo, sí se pueden utilizar opiniones subjetivas para desacreditar y proponer cambios en las fechas o, en el caso del movimiento 15M, solicitar medidas excepcionales de seguridad y la prohibición de las protestas, en base a las declaraciones de la Sra. Esperanza Aguirre el pasado 27 de Septiembre del 2011, que debe ser que en este caso sí son datos “objetivos”, en las que señaló: “Los indignados son como los Jacobinos del siglo XVIII, ya que en ambos persiste lo más siniestro de los movimientos callejeros que han impulsado los golpes de Estado populistas”.

Debemos señalar que, aunque hagamos referencia a las palabras de la Sra. Esperanza Aguirre debido a lo reciente de sus declaraciones, tales opiniones y actitudes se vienen repitiendo en la práctica totalidad de los partidos políticos, lo que denota la poca talla política en este país.

Pero si existe un uso vergonzoso del deporte, es el que se realiza con fines especulativos y más cuando está encabezado por la casta política democráticamente elegida por sufragio universal. Y a este respecto, un claro ejemplo es la tan mediáticamente publicitada candidatura a las Olimpiadas de Madrid.

A pesar de que el actual Gobierno se vanagloria de promover la todavía pendiente “Ley de Trasparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno”, se hace harto difícil encontrar información sobre un proyecto de tal magnitud. No obstante, para vuestra propia valoración, os damos unos cuantos datos:

Empezaremos destacando que, a pesar de la tan destacada política de ayuda a autónomos, pymes y demás entes empresariales promulgada por el PP, para la reactivación de la economía, la Comunidad de Madrid confirmó el pasado 17 de Abril de 2012, una deuda con proveedores que asciende a 1.270 millones de euro. En teoría, dicha deuda se debe a la falta de liquidez, financiación y las precarias condiciones económicas que atraviesa el país. Cabe señalar que dicha deuda no significa la totalidad del déficit de dicha comunidad y, por otro lado, existe discrepancia sobre la veracidad de las cifras, al no haber sido auditadas las cuentas.

A pesar de todo ello, las condiciones económicas de los cuatros últimos años, si han permitido los siguientes dispendios:

  • Gastos de la Candidatura a las Olimpiadas Madrid 2012

No existen datos fiables, pero en base a las cifras confirmadas en las Candidaturas 2016 y 2020, el gasto aproximado ascendería a los 30 millones de €, de los cuáles 11 millones de € corresponderían a fondos públicos y 29 millones de € a patrocinadores.

  • Gastos de la Candidatura a las Olimpiadas Madrid 2016

Los gastos ascendieron a 37,80 millones de €, de los cuáles 16,8 millones de € corresponden a fondos públicos y 21 millones de € a patrocinadores.

  • Gastos de la Candidatura a las Olimpiadas Madrid 2020

Hasta ayer, día en que Madrid pasó el corte que le da acceso a la fase final, los gastos ascendieron a 2,95 millones de €. El gasto total se estima en 29,77 millones de €, de los cuáles 11,47 millones de € corresponden a fondos públicos y 18,30 millones de € a patrocinadores.

Hay que destacar que estos gastos se han acometido con el único objetivo de presentar la candidatura, aunque finalmente no se hayan organizado los Juegos Olímpicos, lo que ha supuesto, hasta ahora, un inversión pública de 39,27 millones de €.

Para el desarrollo de dicho proyecto se ha creado la Fundación Madrid 2020 que, aunque mantiene que el 80% de las sedes deportivas y el 90% de las infraestructuras están finalizadas, no ofrece información sobre los costes acometidos hasta el momento en las mismas. No obstante, sí se disponen de las cifras presupuestadas.

Por otro lado, se ha confirmado que el coste de las construcciones pendientes será financiado por el Gobierno Central, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. De igual forma se han comprometido a “cubrir un posible déficit del presupuesto olímpico”. Curiosamente dicho compromiso viene derivado por los datos del proyecto:

  • Inversión prevista = 1.862,97 millones de € + infraestructuras (no valoradas)
  • Ingresos potenciales estimados = 1.400 millones de €

La previsión de gastos en instalaciones deportivas sería:

  • Gastos ya realizados con cargo a inversión pública

La Caja Mágica = 294 millones de € – El doble de lo presupuestado. Se usa durante 2 meses al año.

Centro Acuático = 157 millones de € – Sólo se ha finalizado una piscina.

  • Gastos pendientes con cargo a inversión pública

Centro Acuático = 80,17 millones de €

Hipódromo de la Zarzuela = 23,99 millones de €

Puerto de Valencia = 42,76 millones de €

Centro de regatas de Getafe = 65,06 millones de €

Canal de eslalon de La Gavia = 10,91 millones de €

Pabellón de voleibol de Coslada = 53,00 millones de €

Pabellón olímpico = 71,53 millones de €

Centro de hockey = 58,23 millones de €

Centro de tiro de Paracuellos = 18,80 millones de €

Villa Olímpica = 914,98 millones de €

Centro de prensa = 101,52 millones de €

Centro de radio y televisión = 145,03 millones de €

  • Inversiones pendientes sin cargo a inversión pública

A continuación detallamos una serie de inversiones que, a pesar de no ser sufragadas con fondos públicos, la gestión de las mismas debería suponer un escrupuloso seguimiento, en virtud de la tan promulgada  “Ley de Trasparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno” y en base a los acuerdos que las sustentan.

Pabellón de baloncesto = 67,46 millones de €

El coste de estas obras será sufragado por el Real Madrid. Es decir, una entidad que solicita a Bankia, recientemente intervenida con fondos públicos, un préstamo por valor de 76.500.000 €, de los cuales están pendientes de pago 51.000.000 €, para los fichajes de Kaká y Cristiano Ronaldo, ahora ¿hace una inversión de esta magnitud a fondo perdido?, ¿desde cuándo una empresa se convierte de la noche a la mañana en una sociedad de beneficencia?. Aunque bueno, si consideramos que la empresa ACS es la principal adjudicataria de las obras relacionadas con infraestructuras y comunicaciones en la Comunidad de Madrid, la cosa empieza a aclararse. Eso sí, mención aparte merece la adjudicación de obras como La Caja Mágica, el Madrid Arena o el Palacio de los Deportes a FCC, propiedad de Esther Koplowitz, con la que ACS ha compartido varios proyectos operando bajo el nombre de la segunda.

Estadio Olímpico La Peineta = 290,53 millones de €

Para la construcción de dichas instalaciones, se ha realizado una recalificación de los terrenos del Estadio Vicente Calderón y la cervecera Mahou. Dichos terrenos en la ribera del Manzanares serán utilizados para la construcción de viviendas, que habrá que esperar a ver quién es la adjudicataria, que a su vez serán vendidos por el Atlético de Madrid para sufragar el coste de la construcción del nuevo Estadio Olímpico. Una vez finalizados los juegos el Atlético de Madrid se quedará con el estadio. Independientemente de lo opaco de la operación, parece increíble que un gobierno conocedor de la crisis inmobiliaria de este país, proponga sin sonrojarse una financiación basada en la hipotética venta de ladrillo.

En resumen, partimos de un proyecto deficitario, opaco y sustentado en unos fondos públicos que, basándonos en la justificación de los recortes que venimos sufriendo en derechos y necesidades básicas de la ciudadanía, no existen y, aún así, la casta política de este país, haciendo oídos sordos a las necesidades reales de la población, sigue adelante con el proyecto.

Por último indicar que, aunque las cifras ya son los suficientemente dramáticas, debemos considerar que se tratan de cuantías presupuestadas en el proyecto de ejecución que, sin embargo, podrían verse afectadas por imprevistos como los siguientes:

–       Juegos Olímpicos de Atenas 2004: el gasto real duplicó la cifra presupuestada

–       Juegos Olímpicos de Pekín 2008: el gasto real triplicó la cifra presupuestada

–      Juegos Olímpicos de Londres 2012: hasta el momento el gasto real ha multiplicado por 7 la cifra presupuestada

Lo dicho, hay niños que ya están mayores para seguir jodiendo con la pelotita.

 

Leonardo Vaquero Otero.